El producto más representativo de los argentinos tuvo su fiesta en Misiones

Desde el 1 al 5 de noviembre la localidad de Apóstoles fue el epicentro de la 45° Fiesta Nacional e Internacional de la Yerba Mate. Durante las jornadas se desarrollaron múltiples espectáculos musicales, stands, jornadas tecnológicas, elección Reina, culminando con el almuerzo de la familia yerbatera.

Este festival que se celebra en la localidad misionera de Apóstoles fue creado con la finalidad de exponer y destacar la labor que día a día lleva adelante la familia yerbatera en la producción y elaboración de un producto que es sinónimo de argentinidad.

Como cada año el Predio Expo Yerba se transformó en la sede de un nuevo encuentro en donde en los diferentes stands se expuso todo lo relacionado a la actividad regional, desde industrias, artesanos, emprendedores, organismos estatales y por supuesto la gastronomía representativa de la zona. Una celebración que busca fundamentalmente promocionar a la Yerba Mate, pero que además ofrece a los visitantes espectáculos artísticos de primer nivel, no solo por los artistas nacionales consagrados sino también por el talento local; que nutren la extensa y variada grilla que durante las cuatro noches conforman el punto central del festival. Músicos de diversos géneros musicales, humoristas y diversos ballets engalanan cada una de las noches y son el deleite de los miles de espectadores que se dan cita en el predio para vivir una verdadera fiesta. En esta como en todas las ediciones se presentaron sobre el escenario artistas para todos los públicos como Los 4 de Córdoba, Itaembe Costa, FMK para la juventud, Karina La Princesita y para la noche del cierre del festival se contó con la actuación de Rodrigo Tapari. En esta última noche además se desarrolló la elección y coronación de la Reyna de la Fiesta Nacional e Internacional de la Yerba Mate, dicho galardón fue para María Milagros Sosa.

También como todos los años se llevaron a cabo las Jornadas Tecnológicas de la Yerba Mate, un espacio destinado a dar a conocer nuevas tecnologías, mejoras, avances e innovaciones que ofrecen nuevas alternativas de producción e industrialización para los productores. Dichas jornadas son un factor preponderante dentro de la Fiesta Nacional e Internacional de la Yerba Mate ya que representa un polo informativo muy importante para el sector yerbatero. A través de estos encuentros se producen intercambios de conocimientos de los diferentes organismos nacionales y provinciales, establecimientos yerbateros de la provincia y la región, empresas dedicadas al suministro de insumos, maquinarias y servicios que buscan en las disertaciones acercar desde herramientas, técnicas e innovaciones tecnológicas que ayuden a los productores a optimizar la producción y la rentabilidad.

Los festejos concluyeron con el tradicional almuerzo de la familia yerbatera, un encuentro ameno donde la última actividad vinculada a esta celebración tuvo como broche de oro, la entrega de la Orden de la Yerba Mate, una distinción para el productor destacado del año. De esta manera, culminó una fiesta que reivindica a uno de los productos que simbolizan la fraternidad y el encuentro entre la familia y amigos y que representa además a los argentinos en el mundo.

El origen de la Fiesta

Esta fiesta tuvo como mentora a Angélica Felisa Schnarbach, una docente que por el año 1942, decidió organizar la primera Fiesta de la Yerba Mate en la Escuela 97, establecimiento que ella fundó. Los ideales que la impulsaron a organizar esta fiesta fueron, reivindicar la importancia de la yerba mate, por ser producto regional y genuino, legado por los pueblos originarios y reconocer el esfuerzo de los que dedicaban su vida a este cultivo, cosecha y elaboración. Aquella primera fiesta se dio en un marco familiar donde participaron grupos musicales, hubo discursos de vecinos, exhibición de plantas de yerba, flores, comidas típicas y hasta candidatas a reinas de la yerba mate.

¿Por qué el mate se llama de esa manera?

La acepción se debe a que los guaraníes bebían una infusión a la cual llamaban “caiguá”, una expresión que deriva de los vocablos “kaa” (yerba) y “gua” (agua) lo que se traduce como “agua de yerba”. En tanto la expresión “mate”, se origina del vocablo quechua “matí”, que significa calabaza, que es donde se preparaba el mate. El mismo se tomaba a través de una cañita denominada “tacuarí”, en cuyo extremo se colocaba una semilla ahuecada que hacía las veces de filtro. Los nativos consumían esta bebida diariamente en ruedas, una tradición que se mantuvo firme al paso del tiempo y que se extendió a lo largo y ancho del país, convirtiendo al mate en la infusión predilecta de los argentinos.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO: